Postales desde el quinto B, número 33

No tengo tiempo para gramear Enseñando a todo el juego cómo negociar —C. Tangana Me pasa como a Pucho en la canción, no tengo tiempo para postalear. Sin embargo, quería enviar este momento efímero de luz solar y agradecer la generosidad de la semana pasada compartiendo la reflexión y las postales. Sinceramente, no me lo esperaba. Si hoy me sintiese optimista y confiado en cuanto a mi disponibilidad de tiempo —no es el caso—, creo que podría poner en marcha las entrevistas que tanto tiempo llevo comentando por aquí. Espero hacerlo pronto. Y tú, ¿qué harías si dispusieras de más tiempo para hacer cosas distintas a las que vienes haciendo últimamente?

Read →